Eccediciones
searchclose

Entidades y posesiones

A mediados de los noventa, al cambiar el protagonista de Green Lantern, pocos sospechaban que en aquella ruptura con el pasado se encontraba el germen de un retorno a la grandeza. En la saga Emerald Twilight (publicada en los núms. 48-50 de la segunda serie de Green Lantern, y en España por Zinco y Planeta DeAgostini), Hal Jordan enloquecía tras la destrucción de Coast City y renunciaba a sus principios con tal de acumular suficiente energía para devolverla a la vida. Parecía causar la muerte de varios Green Lanterns e incluso de su archienemigo, Sinestro, hasta llegar a la Batería Central de Oa, absorber su poder y adoptar el nombre de Parallax. Ganthet, Guardián del Universo superviviente, entregaba el último anillo a un portador digno: Kyle Rayner.

Lo que parecía un rumbo sin vuelta atrás fue enmendado por Geoff Johns en una etapa de proporciones épicas que abarca desde su miniserie Rebirth (que empezó en 2004) hasta su último número de Green Lantern (ya en 2013 y dentro del Nuevo Universo DC, con el tomo Green Lantern: La ira del Primer Lantern - Capítulo final de ECC). Básicamente, Johns establecía que Parallax era en realidad “la impureza amarilla”, encarnación del miedo, una monstruosa entidad que había poseído a Hal. Aquella brillante idea permitió expandir los mitos con más entidades y energías basadas en otras emociones, algo que ha contribuido a enriquecer la franquicia y ha dado la vuelta a la situación creada en 1994. Si otros profesionales criticaron el giro de Kyle por reduccionista, al privar a la mitología de Green Lantern de muchos de sus conceptos, Johns la ha potenciado no solo al recuperarlos, sino al añadir muchos más con la idea del espectro emocional y sus representantes. Lejos había quedado la polémica inicial, ya que Gerard Jones, guionista de Green Lantern antes de Emerald Twilight, había preparado una propuesta mucho menos drástica que la que terminó publicando Ron Marz. La llegada de Johns, pues, permitió establecer toda una serie de entidades y posesiones, mucho más allá de Parallax y Hal. Podemos echar un vistazo a todas ellas:

—Ion es la entidad del verde y de la voluntad. Es un ser colosal, semejante a un cetáceo cósmico. A diferencia de Parallax, además, su anfitrión conserva el libre albedrío. Fue el caso de Kyle, que no solo albergó el poder de la entidad sino que adoptó su nombre antes y después del regreso de Hal. Pero durante la Guerra de los Sinestro Corps —en el segundo volumen del Green Lantern de Geoff Johns— las fuerzas enemigas le separaron de la entidad en Qward. Los Lanterns Perdidos la rescataron y la devolvieron a Oa, donde los Guardianes decidirían su nuevo anfitrión: Sodam Yat. El daxamita se sacrificó, en Eclipse esmeralda (tomo 6 de la colección que Planeta dedicó a los Corps), para que su mundo pudiese tener un sol amarillo y sus habitantes poderes. Y así, dentro del sol de Daxam, le encuentra aquí el Ladrón de Entidades... Aunque la existencia de Ion como tal se reveló en el especial de los Sinestro Corps de 2007, no se lo identificaría como el primer ser que llevó a cabo un acto de voluntad, moverse, hasta el núm. 52 de Green Lantern (2010).

—Parallax es la entidad que más juego da por haber sido la primera presentada originalmente... y desvelada como la “impureza”. Eso dificulta fechar su debut, pues como idea ha estado presente prácticamente desde el comienzo de las aventuras de Hal en la Edad de Plata, pero se nos descubría como la criatura con forma de insecto en el núm. 3 de Rebirth (2005), por Johns y Ethan Van Sciver. Con el tiempo no solo se ha revelado que poseyó a Hal, sino también a Kyle. En estas páginas posee a Flash y sabemos que terminará su andadura en el cuerpo de quien siempre debería haber sido su anfitrión, con muy distintos resultados... en La ira del Primer Lantern - Capítulo Final.  

—El Depredador, poseyendo a un personaje —Abraham Pointe— con el mismo uniforme de su homónimo de los ochenta, queda revelado como la entidad de la energía violeta y del amor. Y ya vemos aquí lo que hace Carol Ferris con ella... Ocurre lo mismo que con las entidades del verde y del amarillo: su aparición como tal es reciente —de la etapa de Johns—, pero como concepto abstracto se remonta a mucho más atrás... al núm. 178 de la serie de entonces (julio de 1984), con guiones de Len Wein y dibujo de Dave Gibbons.

—Ofidio, entidad del naranja y de la avaricia, se halla en la Linterna Naranja de Larfleeze, a pesar de que aquí se rebela contra él y posee a Hector Hammond. Su primera aparición física está en el núm. 52 de Green Lantern, justo el anterior a este tomo, aunque su voz ya se oía en el 42 al hablarle a Hal (tercer tomo del Green Lantern de Geoff Johns, de ECC).

—El Carnicero, entidad roja de la rabia, tiene su primera aparición como tal en ese núm. 52, donde su origen se relaciona con el primer derramamiento de sangre. En estas páginas se desarrolla su posesión de James Kim, el hombre cuya hija murió asesinada, y la reacción de Atrocitus, posiblemente su anfitrión natural.

—Adara, la entidad de la esperanza y de los Blue Lanterns, elige aquí a la pequeña Nicole Morrison como anfitriona. También conocíamos a la entidad azul en el núm. 52.

—El Prosélito, entidad del índigo y de la compasión, posee al paramédico Shane Thompson, que trabaja en una ambulancia para salvar el máximo número de vidas en el menor tiempo. Apareció con su forma de cefalópodo en aquel mismo núm. 52.

—Nekron es un viejo supervillano que se reveló como entidad del negro y de la muerte durante La noche más oscura. Mantenía estrechos vínculos con William Hand, alias Mano Negra. La Entidad, habitante de la Linterna Blanca y presente a lo largo de El día más brillante relacionada con Boston Brand (Deadman), es la energía de la vida... Y parece que quien la porta es capaz de dominar todas las del espectro emocional; lo atestigua Kyle, como White Lantern, en la actual serie regular de Green Lantern de ECC.

La versatilidad de las entidades se confirma en La Guerra de los Green Lanterns, posterior a los acontecimientos de este tomo, donde llegan a poseer a varios Guardianes del Universo.

Felip Tobar

Artículo publicado originalmente en las páginas de Green Lantern: El día más brillante.